El pasado 1 de junio entró en vigor el nuevo sistema de tarificación eléctrica.

Si la factura normal no se entendía bien, las nuevas tarifas nos la complican al extremo de ser prácticamente imposible predecir los precios de las facturas futuras.

Para empezar a simplificar, vamos a centrarnos en los consumidores de menos de 10kW de potencia contratada, con un consumo mensual en torno a 300kW, y que tiene contrato con una comercializadora en el mercado libre.

Este es el perfil de la mayoría de los consumidores en España a los que les afecta principalmente las nuevas tarifas.

Expliquemos los cambios.

TÉRMINO ENERGÍA

En primer lugar, en el término de energía que pagamos en la factura, que a partir de este momento tendremos 3 tramos horarios en los cuales nos van a cobrar la luz a diferentes precios, el pico será el más caro, luego el llano y finalmente el mas barato, el tramo valle.

Los clientes que ya tenían tarifa con discriminación horaria, su comercializadora le ajusta a la nueva factura de manera automática.

Los clientes que no tenían discriminación horaria, su comercializadora le pasará una oferta con los precios que le ofrece en los diferentes tramos horarios.

TÉRMINO DE POTENCIA

Aquí hay una novedad para los clientes particulares, pues ahora podremos contratar diferente potencia, hasta dos diferentes según los tramos horarios, según nuestro consumo.

Si, por ejemplo, por las noches consumimos poco, estamos descansando y no hay gasto energético, podemos reducir la potencia en este tramo para reducir la factura.

 

Una vez explicados estos dos términos con los que ya estamos relativamente familiarizados, ahora tendremos que añadir un nuevo concepto: TEMPORALIDAD

TEMPORADA

Todo lo anteriormente expuesto, en bloque, subirá y bajará en función del mes en el que nos encontramos.

De esta forma, en temporada alta (DICIEMBRE, ENERO, FEBRERO Y JULIO) la energía será más cara. En temporada media-alta (MARZO, NOVIEMBRE) su precio será inferior, en la media (JUNIO, AGOSTO, SEPTIEMBRE) y en la baja (ABRIL, MAYO, OCTUBRE), algo menor.

Estas son a grandes rasgos las modificaciones que afectan a la mayoría de los consumidores.

A partir de aquí, como puede verse, querer predecir el coste de la energía, cuanto nos  va a subir la factura o como podemos hacer frente a estas subidas, es difícil por no decir imposible. Primero tenemos que saber el precio por tramos y luego que porcentaje nos van a subir según la temporada en la que nos encontremos, que es un dato que todavía nadie ha facilitado.

 

 

Para finalizar, como consejos generales que nos permitan ahorrar de una manera sencilla y sin complicaciones, podemos recomendar:

  • Comprobar que tenemos contrato PVPC con una comercializadora de referencia y de no ser así cambiar. Este será uno de los cambios que más beneficios nos va a reportar. En internet hay ofertas de dichas comercializadoras.

 

  • Comprobar que tenemos la potencia adecuada contratada y, en todo caso, si por la noche no vamos a usar electrodomésticos de gran consumo (horno, vitrocerámica, termo eléctrico, etc) rebajar la potencia al mínimo en el tramo valle (quizás 2kW)

 

  • Instalar paneles solares. Hay instalaciones que nos permitirán ahorrar hasta el 40% con una inversión inferior a 4.000€, de los cuales recibiremos ayudas de hasta el 50% de la inversión.

A nuestro modo de ver, otras opciones como cambiar los hábitos al consumo a los tramos valle, se antoja difícil. De 24h a 8h no será fácil atender labores domésticas. Quizás a los fines de semana podremos desplazar alguna actividad, pero en cualquier caso, no creemos que nuestro esfuerzo tenga la recompensa adecuada.

Del mismo modo, cambiar electrodoméstico por otros de mayor eficiencia, de no ser por averías y cambio forzoso vuelve a ser un esfuerzo que apenas se notará.

Aquí podéis ver, de manera simplificada, los cambios en la factura de la luz: