A comienzos de año todo apuntaba a que iba a ser el ‘boom’ de las energías renovables en España, tras varios años a la cola de Europa nos tocaba coger impulso. Todo el potencial en energías de diferentes tipos (solar, hidráulica, eólica…), junto a la cada vez más cercana primera meta de 2030 como clave para la descarbonización, apuntaba a nuestro gran año.

Con la llegada de COVID-19 llegó una fuerte y previsible ralentización del sector junto a la de todo el país, pero, a día de hoy, la pregunta que a todos se nos pasa por la cabeza es cómo hacemos para remontar, cómo puede el país entero generar empleo y generar riqueza.
Desde el Foro Económico Mundial celebrado en Davos (Suiza), esta vez vía telemática, no podía ser de otra manera, se ha debatido el cómo puede el sector de la energía renovable ‘coger las riendas’ de la economía de los países y junto a una fuerte inversión por parte de los gobiernos apostar por una estrategia doble, basada en la generación de empleos (con todo lo que ello conlleva) en un ‘nuevo’ sector que más pronto que tarde debe afianzarse y el aumento de estas energías limpias para el cumplimientos de los acuerdos de París, relacionados con la huella de carbono.
Junto a estos, se han sumado diferentes figuras políticas como la de la canciller alemana Angela Merkel que remarcan la importancia de la energía renovable como camino para salir de esta gran crisis.

Por lo tanto, tras estos últimos dos meses, y a consecuencia de una crisis que ya venía ‘avisando’ meses atrás, desde el gobierno central español como los de las Comunidades Autónomas tendrán que plantear los pasos a seguir y la inversiones que se deberán realizar para lograr que la economía de España no vuelva a pasar por otra gran recesión.

¿Qué otras fórmulas aplicarías tú?