Saber cuánto gasta un coche eléctrico es realmente sencillo, de hecho, resulta bastante más fácil controlar el consumo en este, que en uno diésel o de gasolina. Aunque depende del precio del Kwh y, como en cualquier vehículo, de tu estilo de conducción.

 

La gran mayoría de los coches eléctricos (electricidad verde) de las cuales puedes comprobar aquí las tarifas que mejor te convenga. Funcionan gracias a una aplicación, que no solo te libera de tener que usar las llaves, una buena solución para despistados, sino que también, te da la libertad de olvidarte de cambios de aceite, correas y cualquier otro consumible que no sean las escobillas de los limpias, el filtro del habitáculo y las ruedas.

 

Las compañías eléctricas tienen una tarifa especial  para los coches eléctricos, cuyo nombre técnico es Tarifa 2.0 DHS, y está pensada para una potencia máxima de 10 kW, es lo que anteriormente se conocía como Tarifa Super Valle. Si bien el Real Decreto 216/2014, de 28 de marzo, que instauró esa tarifa regula la manera de calcular los precios voluntarios para el pequeño consumidor (PVPC), éstos son libres y se establecen cada hora.

 

 

Precio kWh

60 kWh

Tarifa 2.0 DHS P3*

0,068 euros

4,08 euros

Tarifa 2.0A*

0,13 euros

13,52 euros

Ionity**

8 euros

13,52 euros

Tesla  

0,29 euros

17 euros

Electrolinera***

0,50 euros

30 euros

 

*: Tarifas 2.0 DHS (coche eléctrico) y 2.0A (doméstica básica) sin impuestos

**: Ionity, tarifa plana

***: Precio medio

Aunque mirando este cuadro, el gasto mensual de un eléctrico parezca mucho más barato que el gasto mensual de un coche normal, debemos saber que a día de hoy, hay una gran diferencia en el precio de compra entre un gasolina o diésel frente a un eléctrico. La equivalencia sigue siendo muy desfavorable para el eléctrico, pues no se amortizará antes de unos 190.000 km de media.

Hay muchas diferencias, tanto que el rango de precios dependiendo de donde enchufamos el coche puede variar desde 0 euros el kWh (sí, hay puntos de carga gratis) hasta 0,55 euros el kWh.

En las llamadas electrolineras, lo que viene siendo los sitios donde podemos recargar (casi siempre ubicados en gasolineras, ya que las gasolineras hacen negocio con ellas también), el precio habitual ronda los 0,50 kWh, impuestos incluidos. Pongamos el caso extremo de 0,55 euros/kWh, recargar 20 kWh al Nissan Leaf nos costaría entonces 11 euros y una carga completa de 40 kWh, 22 euros.

Por eso, una buena alternativa es la instalación de un sistema de energía renovable en el hogar para que el consumo de electricidad del coche eléctrico sea el mínimo posible ya que, solo con lo que la energía de la vivienda consume serviría de amortización para la instalación energía solar, y de este modo, la del coche saldría gratis. Esto sería una buena alternativa para el medio ambiente puesto que el coche eléctrico sería 100% sostenible.